La nevada del caos, primera parte

De todos es conocido que el día 9 de enero cayó una nevada en Madrid que, con ayuda de la incompetencia de las distintas administraciones, y como diría alguna, acolashó la capital del reino.
Cuando salí de casa aquel viernes, la mañana era fría, pero poco más, de ahí la sorpresa que me llevé cuando salí del metro y los primeros copos de nieve se mezclaron con mis legañas (permítaseme la licencia, ya que, como es norma, iba recién duchado, pero no por ello menos dormido). Entonces caían copitos, graciosos, incluso.

Ya algo más entrada la mañana, los copitos se tornaron en copones, y nevó con un par de coj… Lamentablemente, y debido a las políticas de seguridad de mi empresa, que no permiten el uso de teléfonos móviles con cámara de fotos, no os puedo enseñar las fotos que no tomé que reflejan la nevada, y que inexplicablemente no consigo pasar al ordenador.

Así que aquella tarde, aprovechando que además era viernes, me fui con Sara a dar una vuelta por Madrid y sacar algunas fotillos, de las cuales, les presento la primera entrega:

Templete que nos encontramos entrando al Retiro:

P1020394

El mayor muñeco de nieve de los que vimos:

P1020399

Y el más gracioso:

P1020403

Una estampa bonita:

P1020412

Otra:

P1020417

El estanque, con la ciudad al fondo:

P1020430

Un arroyuelo:

P1020434

Como dijo en su día «el Gallo», hay gente pa tó:

P1020436
Nótese que ni siquiera son esquís de travesía, vamos, que el hombre iba a puros huevos brazos.

Otra postal:

P1020442

Bosque de nieve:

P1020443

Otros más preparados:

P1020445

Fuente helada:

P1020448

Al otro lado del estanque:

P1020458

Distintos «árboles»:

P1020460

Otra panorámica del estanque:

P1020465

Un muñeco cargado de buenos deseos:

P1020467

Dos bribonzuelos:

P1020469

La policía en Siberia:

P1020475

Y bueno, ya está bien por hoy, otro día sigo. Buena semana.