Cata de Hamburguesas

Anoche estuvimos en casa de Esther y Ricardo junto a Carla y Javi para asistir a una degustación de hamburguesas (una excusa tan válida como cualquier otra para poder juntarnos un rato) Oye, y qué magnífica velada, una vez más, muchísimas gracias a los anfitriones.

Para empezar nos recibieron con unos entrantes que consistieron en dos ensaladas distintas y cuatro quesos muy ricos.

Entrantes

A continuación vino la primera media hamburguesa (no era plan de llenarse a lo loco sino más bien probarlas todas), la probamos, muy rica; el sabor a mí me resultó familiar, pero no supe decir qué era; Javi sí acertó, era carne de cebra, vamos, que no sé de qué me resultó familiar.

Cata de hamburguesas: Cebra

La segunda carne sí me pareció totalmente nueva, seguro que no había probado nada parecido en la vida, también era muy sabrosa, pero claramente distinta a la cebra, tanto a Sara como a mí nos gustó más la cebra que el camello.

Cata de hamburguesas: Camello

Para acompañar la carne Ricardo nos regó con un magnífico Caliza del Marqués de Griñón, un señor vino.

Cata de hamburguesas: Marqués de Griñón, Caliza

Ahora llegaría la segunda tanda, de ésta, la primera hamburguesa sí me resultó algo más común, por supuesto riquísima, pero sí me pareció más conocida, a fin de cuentas, un bisonte no es más que una vaca muy grande, ¿o no? :p

Cata de hamburguesa: bisonte

Y por último,  la que coincidimos en valorar como la más sabrosa, la carne de gacela. Sinceramente, nunca me imaginé que probaría carne de estos animales, y mira que sí he probado antes carne de canguro y de avestruz, que también me parecen un rato exóticos

Cata de hamburguesa: Gacela

Después del postre, un rico yogur al estilo griego con miel, tomamos una copita para ayudar a digerir, una magnífica ginebra Hendricks. ¡Qué bien nos cuidan!

Cata de hamburguesas: Hendricks para digerir

Entre unas cosas y otras, acabamos pasadas las dos de la mañana, teniendo ellos que madrugar, menuda paliza. Lo dicho, una velada magnífica.