[Paseíto por Chile] Día 11. Torres del Paine

Después de levantarnos muy temprano y dejar en una taquilla del hostal la parte de equipaje que no íbamos a necesitar ni cargar estos dos días, nos encaminamos hacia el Parque nacional Torres del Paine, debiendo entrar por la Portería Sarmiento y dar un pequeño (pero bonito) rodeo ya que el acceso por la Portería de Laguna Amarga estaba cerrado por obras.
Y bueno, tras abandonar la carretera CH-9, ya por caminos de ripio, aún antes de entrar al Parque, fuimos disfrutando de la belleza del cautivador macizo montañoso.

Día 11. Camino a las Torres

Siguiendo por los caminos del parque bordeamos varias lagunas, pero esta fue particularmente bonita por el reflejo en el agua. De hecho no tengo claro si es la laguna de los cisnes o la Larga, por la geolocalización debería ser la primera, pero viendo los mapas dudo por si no pudiera ser tan grande como parece en la foto.

Día 11. Laguna de los cisnes

Tras dejar el coche en el aparcamiento del hotel las Torres emprendimos la ascensión hacia el mirador de la Base de las Torres, aunque previamente pararíamos en el refugio El Chileno para dejar la mayor parte del equipaje y no cargar tanto hacia las Torres, ya que de todas formas habríamos de volver a dormir, y el desnivel era considerable. Si no recuerdo mal el refugio está en la última zona arbolada que se ve al final del valle; y si no me equivoco, el mirador quedaría delante de la pared bicolor a la izquierda.

Día 11. Subiendo a las Torres

Aquí mis intrépidas compañeras de aventuras, posando con un cartel que muestra el perfil de la excursión que hicimos, creo recordar que eran unos 9 kilómetros del Hotel a la Base de las Torres, y unos 700 metros de desnivel, y vuelta al refugio, que estaría a mitad de camino, más o menos. Un paseo muy agradable, y además, con muy buen tiempo, al parecer cosa no muy común por allí. De hecho, nuestra intención primera era haber subido al día siguiente, pero para entonces daban mal tiempo, así que cambiamos un poco los planes para poder disfrutar de unas buenas vistas.

Día 11. Compañeras

Al poco de dejar la mayor parte de la carga (todo menos la comida, el agua, y ropa de abrigo) cruzamos de nuevo este bonito riachuelo para seguir la ascensión.

Día 11. Río

Era ciertamente desolador ver los restos del gran incendio de 2011, que quemó 17600 hectáreas de bosque por culpa de la negligencia de un turista que hizo una fogata de papel higiénico.

Día 11. Horror

Sirva esta foto como testimonio de mi presencia en esta maravilla de sitio, la foto la tomó Esther, que tiene buena mano, se nota, ¿verdad?

Día 11. Posado frente a las Torres

Ésta es la maravillosa vista que uno encuentra tras la incómoda travesía por una canchalera en el último tramo de la ascensión. Tuvimos mucha suerte con el tiempo, y no había nubes que nos entorpecieran la vista.
Y es que, pensad que si el lago está a unos 800 msnm, y la torre central llega a 2.800 msnm, hay cerca de 2.000 metros para que se pongan nubes en medio, cosa bastante fácil.

Día 11. Torres del Paine

Nuevamente comimos con unas bonitas vistas y permanecimos extasiados contemplando la belleza del paisaje. Eso sí, gracias a la alta concentración de turistas ruidosos, fue algo más estresante. Uno podría pensar que al ser el acceso algo más complicado de lo habitual en atracciones turísticas, se podría disfrutar de una plácida estancia; pero no, hay gente que no sabe leer o ignora los carteles de no gritar o no pasar de cierto punto, por lo que gritaban como demonios y provocaban peligrosos desprendimientos de rocas que iban a parar a este bello lago; provocando también mis rezos a Darwin para que hiciese su labor.
Así que, tras un par de horas, cuando ya empezaba a cerrarse el cielo, bajaba la temperatura, y ya que Darwin no se manifestaba, emprendimos el camino de vuelta al refugio, no sin gran nostalgia por la belleza que dejábamos atrás.

Día 11. Lago

Llegamos a tiempo al refugio para ver ponerse el sol entre las torres, otro bonito espectáculo que tuvimos la suerte de contemplar.
Por cierto, os hago notar algo que a mí me llamó mucho la atención, y es el doble color del macizo de roca, debido a que son dos tipos muy diferenciados… Esther, nuestra geóloga de cabecera, nos explicó muy bien todo ello, pero no lo recuerdo demasiado bien. Creo recordar que la parte clara era roca granítica, y la oscura, sedimentaria. Disculpadme si digo alguna barbaridad, es cosa sólo atribuible a mi ignorancia.

Día 11. Puesta de sol entre las Torres

Y, por último, el mapa del día:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *