31/3 Anakao

20140403-165156.jpg

Hoy nos hemos levantado con calma, y después de desayunar nos hemos dado un paseo explorando la playa hacia el norte. Hemos visto pescadores, algunos recogiendo arena, gente yendo y viniendo, y algunos animalillos. Volviendo hemos parado para remojarnos y allí hemos estado hasta que la marea nos ha dejado fuera del agua, momento en que hemos regresado al hotel y hemos estado tumbados leyendo a la sombra hasta la hora de comer.
Hemos dado cuenta de una rica “cigala de mar” como la llaman por aquí, es un bichejo muy parecido a la langosta.
Y nada, ahora toca siesta mientras pasan las horas de más calor. Luego se prevé lectura en la tumbona, cena y hasta mañana. Dura vida ésta.

PD. La foto recoge la puesta de sol desde la tumbona donde, como se preveía, estábamos leyendo.

PD2. Ya no somos los únicos huéspedes del hotel. Hay otro matrimonio de franceses un poco rancios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *