30/3 Anakao – Nosy Ve

20140403-163956.jpg

Hemos dormido de maravilla contra todo pronóstico, digo esto debido a la abundancia de bichos y sus sonidos, que generan cierta intranquilidad.
Después de desayunar, nos hemos encontrado con “Dab”, el dueño de la piragua que nos llevaría a Nosy Ve, hemos embarcado, y en cosa de una hora remando (él), estábamos en la desierta isla. Antes de desembarcar hemos estado buceando entre corales, pececillos y algas, muy chulo todo. De vuelta en la piragua nos hemos acercado un poco más a la isla hemos desembarcado y afrontado el último tramo andando sobre una cuarta de agua hasta alcanzar la orilla momento que ha parecido sacado de Monkey Island, pues no sabemos de dónde salió, pero el caso es que allí teníamos al señor guarda de la isla (a quién no volveríamos a ver) dispuesto a cobrar la tasa gubernamental pues es un espacio protegido.
Satisfecha la burocracia hemos recorrido la isla, disfrutando de sus especies endémicas, aves de palo en la cola, cangrejos y ermitaños lo que más destaco. Finalizado el paseo, vuelta a la piragua y a volver a Anakao que más tarde el mar se pone más feo. Antes de despedirnos hemos apalabrado una excursión a otra isla más lejana para pasado mañana.
Ya en Anakao no ha tardado en localizarnos mr Thomas con quién habíamos hablado ayer para comer hoy, rápidamente apalabramos menú y precio, 30000 Ariary por una langosta a la brasa con acompañamiento, entrada, postre y agua, una ganga, y la verdad es que estaba muy bueno todo. Luego, con la fresquita, nos vinimos a descansar, poner al día el diario y ajustar las cuentas. Así hemos estado a la sombra hasta eso de las 4, que, con el sol más bajo, hemos salido a tumbarnos a leer. De esa manera hemos aguantado hasta que se ha puesto el sol, a eso de las seis, luego nos hemos sentado a contemplar el mar con sendos zumos de limón hasta que nos ha dado la hora de cenar, las 19:30, cosa que hemos hecho con calma, y, siendo ya las 21:00, nos disponemos a meternos en la cama y cerrar ojos y oídos, que en el tejado del bungalow hay algunos animalillos y no veáis el porsaco que dan, no dejan ni oír el rumor del mar. Benditos tapones. Buenas noches.
PD. La foto es desde Chez Thomas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *