Crónicas Niponas. Capítulo IV: En Tokyo.

Tsukiji, Hamarikyuteien, Ginza, Palacio Imperial, zona Tokyo Tower

2011017 Día 4: paseando por Tokyo, originalmente cargada por ZazaSVQ.

Buenas!
No se cuándo podré enviar el correo, imagino que ya mañana. Ahora vamos en un tren nocturno hacia Hiroshima, es bastante curioso, ya contaremos…
Imperdibles
Esta mañana nos levantamos temprano y nos fuimos hacia la estación de Tokyo para canjear los Japan Rail Pass y dejar las mochilas en una taquilla.

Estos dos documentos son imprescindibles, uno para entrar al país, y el otro para moverte por él ahorrándote un buen pico (calculé un ahorro de un 40% con los viajes que hicimos); fundamental la página de Hyperdia para ver horarios y planificar desplazamientos, porque como podréis suponer, la puntualidad es admirable.

A continuación nos dirigimos hacia Tsikuji Tsukiji, el grandísimo mercado de pescado, dimos una vuelta por la parte de los mayoristas, y es impresionante!

Llegamos ya tardecillo, porque ya habíamos visto el día anterior que para intentar coger número para la subasta había que estar ahí como a las 4 AM, y tampoco teníamos tantas ganas y sobre todo, ninguna garantía de ser alguno de los ¿80? agraciados. Dimos un paseo recorriendo la zona de mayoristas, y es impresionante, aunque había algún manipulador de alimentos y fumador que no quería que le hiciesen fotos ni a él ni al género. En general, al estar la gente trabajando e intentando ser lo más eficiente posible, pues van a toda leche con las carretillas de un lado para otro, y puede ser peligroso andar despistado. Algo de información, y algo más.

P1170157 P1170159
Mercado de Tsukiji Mega-Mejillón
P1170168 P1170169

Mirad qué pedazo de pieza de atún.

Atún

Y las cabecitas de los bichos, dan para una bañera de caldo 😛
Cabezones

Después dimos una vuelta por los mercados aledaños y nos metimos en un sitio a comer un poco de sushi, que tampoco fue nada espectacular.

Estos mercados ya sí son minoristas,  y más accesibles a la gente. Hay negocios de todo tipo, incluidas carnicerías, como la siguiente, donde podéis apreciar carne de ternera proveniente de Kobe, la de abajo a la derecha indica que cuesta 1200 JPY los 100 g, al cambio de entonces, algo menos de 120 euros el kilo… así que cuando os vendan una hamburguesa de carne de Kobe en Madrid por 18 €… que sepáis que igual no viene de Kobe. Leí (no encuentro dónde) que la que venden fuera de Japón como siendo de Kobe, la producen fuera, creo que en Australia; lo cual no quita que pueda estar también muy buena 🙂
P1170198

Aquí el sushi que “desayunamos”, como decíá en su día, bastante normalito.
IMG_1988
Luego nos acercamos a visitar un parque muy bonito que hay al lado de la bahía, y a continuación dimos un paseo por Ginza, un barrio muy pijo.

Como decía, entramos a pasear por el parque de Hamarikyu, un sitio muy bonito y agradable, como podéis comprobar, con su pareja de nuevos esposos, sus laguitos, árboles centenarios, sus vistas a la Tokyo Tower y el Rainbow Bridge, y todo ello rodeado de modernos edificios.

P1170223 P1170230
P1170228 P1170246
P1170230 P1170247
Sara Colina
P1170254 Garza
P1170277 P1170280

De ahí nos encaminamos hacia el barrio de Ginza, encontrándonos antes con la torre de cápsulas Nakagin que parece que ahora quieren demoler:
Capsule buildingYa en Ginza nos encontramos multitud de negocios de lujo, grandes almacenes, tiendas monomarca (Sony, Apple…), y edificios muy chulos, como éste:
Otro curioso Vimos en la guía que había un famoso teatro Kabuki, y ésto fue lo que encontramos en su lugar:
P1170291P1170292
Efectivamente, lo habían tirado abajo con la intención de reconstruirlo por completo, primer contacto nuestro con la manía japonesa de reconstruir cosas, sería una constante en los días venideros, y es que se conoce que esta gente son muy de reconstruir templos, castillos, etcétera.
El caso es que seguimos paseando y divisamos la citada Apple Store de Ginza a lo lejos, pero resistí la llamada del símbolo manzanil.
P1170300

Sí me paré a examinar a Cupido acechando a alguna incauta presa…

CupidoY también me detuve un rato a babear aquí delante, ains, qué ganas de ganar los euromillones o de alunizar ahí y alucinar un rato.

Para perderse e hipotecarse
Luego nos acercamos a ver lo que se puede ver del Palacio Imperial, que no es más que un trocito, lo justo para hacerse una foto 😉

Estos jardines también son bonitos, y ya lo intentamos visitar el primer día, pero la lluvia frustró nuestros planes.

P1170323

Aquí los tres expedicionarios:

Con el Palacio Imperial al fondo

Y en ésta nuestras aplicadas chicas con la emperatriz asomada a la ventana 😛 (Seguro).

P1170336

Después decidimos probar el Bento, pequeñas cajas de comida que toman muchos lugareños, lo que tomamos fue más bien regulero 🙁

Debió ser una mala elección por nuestra parte, porque la verdad es que muchas bento que vimos tenían una pintaza.

Luego fuimos a los alrededores de la Torre de Tokyo, inspirada en la torre Eiffel, la zona nos ha gustado mucho, no así la torre.

La verdad, la Tokyo Tower a pesar de ser más alta que la Torre Eiffel de París, impone mucho menos, se ve menos hierro, y debe ser más liviana, subir a ella costaba un pequeño pastizal y pensamos en ir a un hotel cercano, que tenía un mirador en su piso cuadragésimo, más o menos.

Tokyo Tower II

Cuando llegamos al citado piso, nos pedían otra pequeña fortuna por pasar al restaurante, así que desistimos y nos encaminamos hacia la estación, de camino pasamos por esta tabernilla (no sé si entra en la catalogación de Izakaya, la verdad) curiosa, donde cantidad de salary men se ponían hasta arriba de alcohol y brochetas, y con la cantidad de humo que había, debía ser difícil disimular dónde se había estado:

Izakaya y aroma
Tras un intento de subir a una azotea de un hotel, y resultar demasiado caro, subimos al mirador del World Trade Center, y las vistas nos cautivaron, son una maravilla, tenéis una pequeña muestra en la foto (que encabeza la entrada).

Al lado de la estación está el World Trade Center, que también tiene un mirador en su planta superior, y donde el billete era sensiblemente más barato. Allí me volví loco sacando fotos, y es que ver la inmensidad de Tokyo de noche y desde arriba es uno de los mayores espectáculos que haya contemplado en mi vida. Lo que sí me costó la misma vida fue minimizar el impacto de los reflejos en el cristal de la ventana. Espero que os transmita un poco de la belleza del paisaje.

Tokyo nocturna

Tokyo nocturna Tokyo nocturna

Al bajar, fuimos a cenar a un pequeño restaurante, donde comimos de maravilla, un tazón de ramen (especie de caldo con tallarines gordos), y giozas (especie de empanadillas), lo dicho, delicioso y baratísimo.

Felices con su ramen
Para terminar el día, a la estación a coger el tren, y con el despertador puesto a las 6:10 para que no se nos pase la parada, que tenemos que cambiar de tren. Lo dicho, en cuanto encuentre conexión, lo mando, hasta la próxima.

En las siguientes fotos podéis apreciar cómo son los coches-tatami, consistentes en un vagón donde cada plaza es un tatami para una persona, separados por esas mínimas mamparas, y pensados para gente de menos de 1’85 m, y donde es un poco complicado dormir, no sé si los voyager-pro se llevan un futón de viaje, o simplemente cuentan con no dormir, el caso, es que yo no vi a nadie pertrechado ni medio qué y yo tampoco dormí una m_____.

¡Uy, qué bien vamos a dormir!

Coche-tatami No quepo :(

Así las cosas, llegaríamos a Okayama, donde cambiamos tren para Hiroshima, pero esa será otra historia. ¡Hasta la próxima!

Aquí todas las fotos del día:

Y éste el mapa del día:


View larger map

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Un pensamiento en “Crónicas Niponas. Capítulo IV: En Tokyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *