Cata de cerveza

El pasado domingo nuestros primos Esther y Ricardo nos invitaron a su casa para disfrutar de una cata de cervezas, la cual estuvo genial, fue una experiencia maravillosa, por las cervezas, por la comida, por la charla y, sobre todo, por la compañía. Imaginad el grado de especialización de la actividad que ya semanas antes nos mandaron esta información (disculpen las faltas de ortografía del citado artículo, lo achaco al exceso de cerveza en el organismo del autor) para que nos fuéramos preparando, y el mismo día de la cata nos repartieron unas notas de cata, las cuales, por su interés, paso a transcribir. Espero sea de su agrado, cualquier anotación mía la haré en cursiva. Si hubiera errores éstos serán fruto de la transcripción, mis disculpas.

Chimay Roja

#catadecerveza Chimay Roja

La Chimay roja está considerada una de las mejores cervezas del mundo. Se trata de una cerveza trapense creada por los monjes de Scourmont, en Chimay, (Bélgica), hace 150 años.

La orden religiosa de los trapenses toma su nombre de la abadía que fundaron los monjes en “La Trappe”, en Normandía, Francia. La orden trapense se fundó como una escisión de la orden de los benedictinos, que a su vez se había separado de los cistercienses. Hoy en día todavía quedan seis monasterios trapenses que elaboran su propia cerveza y que son los únicos que pueden llamar a sus cervezas de estilo “trapense”. Cinco de ellos están en Bélgica y uno en Holanda.

El término “trapense” se utiliza sólo para describir las cervezas hechas en uno de esos seis monasterios, unas 20 distintas que son producidas bajo la supervisión directa y el trabajo de los propios monjes. Aunque tienen sus propias características, casi todas comparten una serie de rasgos comunes. Son tipo Ale, término que se refiere a la fermentación, (alta), con una segunda fermentación en botella, entre 5 y 11% de alcohol y son en su mayor parte afrutadas. “La roja” tiene 7°.

De entre todas las Chimay, “la roja” es la de fabricación más antigua, si bien la receta clásica tuvo que ser recreada por el Padre Theódore cuando reconstruyó la cervecería, después de la Primera Guerra Mundial.

Notas de cata: Color rojo cobrizo. Posos habituales por su fermentación en botella. Aromas de albaricoque con matices frutales. Tacto sedoso, espuma firme y untuosa.

Maridaje: Ensalada de alcachofas/espárragos con parmesano. Riquísimas las alcachofas que nos tenían preparadas.

Rochefort Trappist 8

#catadecerveza Rochefort Trappist

La Rochefort Trappist, se produce artesanalmente por los monjes trapenses desde el siglo XVI, actualmente con su destilería en La Abadía de Notre-Dame de Saint Remy. En la abadía viven actualmente 15 monjes, que mantienen en secreto el proceso de fabricación.

La de graduación media (9º) se obtiene mediante carbonatación natural ligera. (El “8” no son los grados, sino el número de procesos de fermentación por los que ha pasado).

Notas de cata: Cerveza muy tostada, de textura espumosa y con un fuerte sabor a lúpulo. Color tostado amarillento con brillos ambarinos. Cuerpo ligero. Sabores afrutados semidulces. Retrogusto caramelizado.

Maridaje: Pescados azules ahumados con salsas especiadas. Quesos cremosos fuertes tipol Münster o Livarot. Nos sirvieron anchoas, boquerones, guacamole y queso Münster, la organización no logró encontrar el Livarot.

Kasteel Bruin

#catadecerveza Kasteel Bruin
La Kasteel Bruin es la más famosa de las Kasteel gracias a su sabor intenso a caramelo. Proviene de Bélgica, concretamente del castillo de Ingelmunster, reconstruido en 1736. Anteriormente, el castillo había sido una fortaleza construida por Robrecht de Fries, conde de Flandes, que la edificó sobre las antiguas ruinas de un monasterio.

Cuando la cervecería Van Honsebrouck compró el castillo, aprovechó las bodegas medievales para fabricar esta cerveza.

Es de graduación alta, 11°. Pese a ser una cerveza claramente marcada por el dulzor y el alcohol es bastante agradable de tomar. Fermenta durante 1-2 semanas en barrica de roble y después es embotellada a 20-22 °C. Madura hasta 6 meses en las bodegas del castillo antes de salir a venta. Por sus características es adecuada para guarda.

Notas de cata: Color marrón oscuro. Espuma muy cremosa y abudante. Sabor dulce con aromas de cerezas, ciruelas y pasas. En fase gustativa destacan notas dulces por la alta graduación, con un gusto a fruta madura y azúcar moreno y retrogusto a vino de Oporto.

Maridaje: Carne de cerdo ahumada. Combinación con sabores especiados o dulces intensos. Quesos fuertes azules. Se nos deleitó con un magnífico secreto ibérico acompañado de mango y miel templada, delicioso.

Eku 28

#catadecerveza Eku 28

La Eku 28 es una cerveza alemana que tuvo el privilegio de ser conocida por un largo tiempo como la cerveza más fuerte del mundo, (ahora sólo superada por la Bush de Dubuisson, de Bélgica).

Es del estilo doppelbock, (dulzón y generalmente elevadas de grado) inventado por los monjes Paulaner como “pan liquido” para alimentarse durante los períodos de ayuno, (el fundamento de fabricación de la cerveza y el pan se basan en los mismos ingredientes y en el mismo proceso de fermentación).

Notas de cata: Color cobre. Espuma fina y poco duradera. Cremosa y con cuerpo. Aromas fuertes de malta y levadura fresca. En fase de retrogusto se balancea con un amargor medio, aunque con predominio por el sabor dulzón. Aromas de coñac.

Maridaje: Postres de chocolate negro. En nuestro caso fondue de chocolate negro y papaya, riquísima, como no podía ser de otra forma.

Y aquí acabó la cata, a continuación se sirvieron cafés e infusiones acompañados de un rico apple-strudel. Y he de decir que hubiera cerrado la celebración con una breve pero necesaria cabezada, pero por vergüenza decliné el ofrecimiento del sofá :). Conclusión, una experiencia enriquecedora, divertida y muy agradable, y sobre todo destacar el cariño y dedicación que pusieron nuestros anfitriones, muchísimas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *