XXVIII cumpleaños del menda

Buenos días, amado público, como anticipaba la semana pasada, el pasado viernes 6 de marzo fue mi cumpleaños, no os diré mi edad por respeto a mí mismo, ya que no creo que os interese que cumplí 28 primaveras.

A menudo al cumplir años uno se plantea ciertas reflexiones, y otras tantas veces, no. Afortunadamente, lo normal es que uno no necesite cumplir años para pararse a reflexionar, sobre lo divino, lo humano y lo perro.

Pues bien, en los últimos tiempos he reflexionado, mucho o poco, pero lo he hecho, el problema es que no he sacado mucho en claro, así que no merece la pena aburriros con ello, así que hablemos de cosas felices, y dejemos mis pensamientos para cuando ellos maduren, que seguro lo hacen antes que yo.

La cuestión es que el día de autos (inmóviles) a la salida de la ducha me esperaba la primera llamada de felicitación, la más especial de las muchas que llegarían. Al poco de llegar al curro me llegó otra llamada super-especial, la de mi Mami, otro año pasando mi cumple lejos de los míos, también hablé con mi Padre, por supuesto, n veces a lo largo del día, ahí te das cuenta de cuánto te echan en falta, y de lo mal que lo pasan por tenerte lejos (tenernos, si incluyo a mi hermano), y lo poco que les correpondemos a veces, entono el mea culpa.

Pues bien, las celebraciones (en plural) empezaron con los clásicos bollitos en la oficina, es gracioso que te pregunten con medio bollo en la mano y el otro medio en la boca “¿quién es Gonzalo?“, lo primero es asegurar el pan, jeje.

Mis compis amigos de la oficina me hicieron un pedazo de regalo, la colección de películas de “El Padrino”, y no se hacían una idea de cuánto habían acertado, es probablemente mi película más favorita.

Al salir de trabajar había quedado con mi familia madrileña más directa, mi novia, mi hermano y su prometida, estuvimos comiendo juntos, lo pasamos bien y yo les agradezco infinitamente que pudieramos estar juntos.

Después una pequeña siesta y a hacer la compra para la celebración del día siguiente, los preparativos darán lugar a sucesivas entradas gastronómicas, cuando las documente gráficamente, que por cuestión de tiempo no puede hacerlo en su día.

Ese mismo viernes preparé mi clásica tarta de galletas herencia de mi Madre aunque con mi toque, y un pastel de atún, también con receta de mi progenitora B. Después cenamos una magnífica sobra de tarta de queso también de mi madre con la que soplé las velas:

P1030044

P1030046

El sábado después de desayunar, vuelta a la cocina, en total el menú constó de paté de atún y anchoa, paté de roquefort con cabello de ángel, pastel de atún, ensalada con mozzarella, provoleta, y una riquísima moussaka por cortesía de Sara, bueno, y la tarta de galletas como postre, afortunadamente todo quedó bien. Como también había que beber, para echar para abajo, todo estuvo regado por unos excelentes vinos que insistieron en traer los invitados.

Hablando de invitados, éstos fueron, Isa, Cris, Luis, Juanfran y Miguel por parte del curro, Antonio, Jorge y David por parte de Sevilla, y Mar y Sara por parte de Madrid, aquí están algunos:

P1030060

Gracias a todos por venir, propiciasteis que notara menos las ausencias, las muchas ausencias, de tanta gente que quisiera que estén mucho más cerca.

Bueno, como bonus aquí estoy yo “soplando” las velas:

IMGP1336

Gracias. Gracias a todos los que os acordasteis de mí en este día, se os echa mucho de menos.

2 pensamientos en “XXVIII cumpleaños del menda

  1. @banyuken: gracias de nuevo, los que no conoces son compañeros del curro. Nene, cuídate, y vuelve pronto… o cuando tengas que volver. Abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *